DESARTICULADA UNA ORGANIZACIÓN CRIMINAL DEDICADA A LA TRATA DE SERES HUMANOS

Madrid, 20 de mayo de 2021

La Policía Nacional ha desarticulado hoy una organización criminal dedicada a la trata de  personas a las que utilizaba para la venta de drogas a la que denominaban “telecoca”. Las víctimas de esta red procedían de Colombia, y se les obligaba a pagar los gastos de su viaje a España obligándoles a trabajar en “oficinas” de distribución de cocaína a domicilio y así saldar su deuda. “Somos implacables ante todos los delitos que afectan a la dignidad humana”, hadeclaradola delegada del Gobierno, Mercedes González, al presentar la operación que ha permitido detener a 39 personas.

Read more

CARONTE

Antes, no necesitabas morirte preparado. No importaba si una bestia te atravesaba en el
campo o te ahogabas en el río. Tus familiares, al enterrarte, te colocaban una moneda de
oro o plata en la boca, escondida bajo la lengua. Así que no era necesario morirse

Alicia Abascal Astobiza
0
0

¿LA QUIERES A ELLA O LE QUIERES A ÉL?

¿La quieres a ella o le quieres a él?

La quiero a ella. No, le quieres a él. ¿Qué sabrás tú? Soy tú mismo. ¿Y por ser yo crees que me conoces? Supongo. Pues no. ¿Por qué la quieres a ella, a ver?

Javier Quevedo Fernandez
0
0

AMATE. MÁTAME

Hay personas que no necesitan villanos
Para crear retorcidos antagonistas

Cuando eres
También sabes dejar de serlo

Carlos Ortiz
0
0

MIL PALABRAS PARA TI

Raúl viene volando desde Senegal. En realidad, más que venir, imagino que lo traen en un altar, como un rey. Llegará aquí para que lo saludemos, pero me pregunto: después, ¿a dónde irá?

            Recuerdo el día en el que lo vi por primera vez, hace unos meses. Salíamos de la ciudad con su coche renqueante en dirección al desierto. Llevábamos una hora de retraso después de que Raúl, despistado, llegara tarde al punto de encuentro.

Javier Quevedo
0
0

SUPREMACÍA

Estaba detrás de él, apenas a un paso. Se había puesto a hablar con las cámaras que tenía delante. Brillaban los flashes. Yo miraba su cabeza y calculaba distancias. Estiré mi brazo y vi que apenas llegaba a su hombro. Me acerqué un poco más. Miré a los lados y confirmé que no había nadie cerca. Saqué el móvil de mi bolsillo e hice un par de fotos.

Javier Quevedo
0
0