BIDEN AFRONTA CAMBIOS RADICALES PARA REVERTIR LOS EFECTOS DEL MANDATO DE DONALD TRUMP

by Gabriel Bolaño, Carlos Ibarra G., Paula Ramos, Sofía Sánchez

Madrid, 31 de enero de 2021

Las primeras 24 horas como presidente de los EEUU han sido para Joe Biden un periodo contrarreloj para cambiar medidas y efectos de la gestión de su antecesor, Donald Trump. Biden firmó 17 nuevas medidas, aprobadas para ser aplicadas inmediatamente en todo el país. La sangría de muertes por la pandemia del COVID-19 y la política migratoria fueron de los primeros asuntos que abordó.

REPOR 1

Joe Biden durante su toma de posesión como presidente de EEUU. Fuente: El Espectador

En poco más de una semana desde su nombramiento, el presidente Biden ha continuado con la batería de cambios, con 40 acciones ejecutivas rubricadas. El nuevo presidente ha asegurado que “nos llevará meses cambiar las cosas, pero el país saldrá de esta”, añadiendo que sus medidas están enfocadas en "la urgencia, el enfoque y la coordinación que EEUU necesita".

REPOR 5

Primeras medidas tomadas por Biden. Fuente: realización propia, Infoactualidad

En relación a la pandemia de la COVID-19, además de crear la figura del Coordinador COVID-19, puesto ocupados por Jeff Zients, Biden ha firmado más de 10 nuevas órdenes, como el encargo a los departamentos de Educación y Sanidad la la elaboración de unas directrices para la reapertura de las escuelas, la creación de un consejo de pruebas de diagnóstico dedicado a incrementar la disponibilidad de los tests por todo el país, aumentó la obligatoriedad de mascarillas no solo en propiedades federales, también en el transporte público; se activaron de nuevo las restricciones de viaje de Europa y Brasil, que Trump había eliminado antes de marcharse, y ha exigido que los viajeros que lleguen al país aporten una prueba negativa de la covid-19 y guarden cuarentena obligatoria.

Ley del Cuidado de Salud Asequible

Relacionado con la pandemia, Biden ha firmado un decreto que reactiva la Ley del Cuidado de Salud Asequible, cuya intención es mejorar la calidad de atención médica de los estadounidenses, para que aquellas personas que no dispongan de sanidad privada puedan ser atendidos. “A medida que continuamos luchando contra el covid-19, es aún más crítico que los estadounidenses tengan un acceso significativo a la atención médica”, aseguró el presidente.

 REPOR 6

Activistas del COVID Memorial Project marcan la muerte de 200.000 personas en Estados Unidos a causa del coronavirus con miles de banderas estadounidenses en el terreno del parque nacional National Mall en Washington, el martes 22 de septiembre de 2020. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Migración

En migración, además de las medidas mencionadas anteriormente, Biden ha dejado claro que bajo su presidencia, EEUU cambiará radicalmente su postura frente a esta temática,  totalmente distinta a la del expresidente Trump. Como muestra de ello, Biden ha nombrado como dirigente del Departamento de Seguridad Nacional, que se encarga de la agenda de inmigración a un latino, Alejandro Mayorkas, ex fiscal cubano de 61 años.

Racismo e igualdad

En cuanto al racismo y la igualdad, problemática muy agravada en los últimos meses en EEUU, Biden ha aprobado numerosos decretos, además de las medidas mencionadas anteriormente. Entre ellas, ha ordenado a su Gobierno que se llevan a cabo evaluaciones y se redirijan todos los recursos posibles para avanzar en la igualdad, se ha levantado el veto de los transexuales en el ejército, ha firmado una extensión de su decreto anterior para la protección del colectivo LGBTQ, en 2019, había 8.980 miembros transgénero en activo, según datos del Departamento de Defensa analizados por el Centro Palm.

Biden también ha firmado medidas contra la discriminación hacia los asiático-estadounidenses, al Departamento de Justicia se le ha ordenado dejar de contrarar prisiones privadas para frenar la driscriminación racial, Biden también ha ordenado reforzar vínculos entre las tribus nativas estadounidenses y el Gobierno. Por otro lado, se ha abierto una cuenta de la Casa Blanca en español en redes sociales, símbolo de unión, teniendo en cuenta que Estados Unidos es el país con mayor número de hispanohablantes donde el español no es lengua oficial, unas 60 millones de personas.

REPOR 7

Manifestantes por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis (Gary Coronado / Los Angeles Times)

Joe Biden forma el gabinete de gobierno más plural de la historia estadounidense

Tras jurar el cargo de presidente de los Estados Unidos de América, Joe Biden se ha convertido en el cuadragésimo sexto mandatario de EE. UU. El nuevo equipo de gobierno de Biden es demócrata moderado (están a favor de la intervención del Estado, pero defienden el libre mercado), y es más diverso y plural que el de la Administración del anterior Presidente, Donald Trump. Algunos componentes del equipo de Gobierno de Biden (demócrata) son antiguos secretarios de la época de Barack Obama, y además, están representados distintos grupos sociales minoritarios, tales como los latinos, afroamericanos y nativos americanos; y hay también miembros del colectivo LGTBI. Llama la atención el número de mujeres que conforman este gabinete, en total 14, entre las que se encuentra la 54ª Secretaria de Interior, Deb Haaland, mujer nativa americana, miembro de la tribu “Pueblo del Laguna o kawaik”, quien gestionará, entre otros, los parques nacionales y los recursos petrolíferos.

 REPOR 8

Organigrama del gabinete de J. Biden. Fuente: RTVE

El gabinete de los Estados Unidos está formado por 24 altos funcionarios, entre los que se encuentra la Vicepresidenta, Kamala Harris. Está compuesto por 15 departamentos ejecutivos (Agricultura, Comercio, Defensa, Educación, Energía, Salud, Seguridad Nacional, Vivienda/Urbanismo, Asuntos para Veteranos, Trabajo, Interior, Estado, Transporte, Tesoro y Justicia), y 9 funcionarios, entre los que se encuentran el representante comercial, la directora de Inteligencia nacional y el jefe de gabinete.

En medio de una de las mayores crisis de la Historia reciente, causada por la pandemia y por la polarización en la que se encuentra inmerso EE. UU., se ha conformado este ejecutivo, liderado por Biden y Harris (la primera Vicepresidenta de la historia estadounidense).

REPOR 9

Kamala Harris en 2017. Fuente: wikimedia commons

Kamala Harris, senadora de California y antigua fiscal general de California, es la primera mujer de origen negro y asiático, en lograr la Vicepresidencia de EE. UU. Graduada en ciencia política y economía por la Universidad Howard, ha sido la primera mujer fiscal del distrito de San Francisco y la primera mujer negra elegida fiscal general de California. Como senadora, ha impulsado reformas en el sistema de salud, ha tratado de prohibir las armas de asalto y ha colaborado en la reforma fiscal del país.

Principales componentes del gabinete

Este gabinete marcará un antes y un después, ya que por primera vez: una mujer dirige la Secretaría del Tesoro (Janet Yellen, quien ya se convirtió en la primera mujer presidiendo la Reserva Federal estadounidense, y también trabajó para Bill Clinton como Presidenta del Colegio de Asesores económicos); un afroamericano dirige la  Secretaría de Defensa (Lloyd Austin); hay un secretario que se declara abiertamente homosexual (Pete Buttiegieg es el nuevo secretario de Transportes, quien ha sido alcalde de South Bend).

Alejandro Mayorkas, nacido en La Habana (Cuba), es la primera persona no estadounidense y latina que dirige la Secretaría de Seguridad Nacional. Los servicios de inteligencia de los Estados Unidos de América estarán dirigidos por la jurista Avril Haines, quien ya ha trabajado con Biden cerca de 16 años, y se convierte así en la primera mujer en dirigir este departamento.

REPOR 10

Alejandro Mayorkas Fuente: NYTIMES

En cuestiones sanitarias, Joe Biden ha elegido como secretario de Sanidad a Xabier Becerra, el primer latino en desempeñar esta labor. Conocido por haber defendido la Ley de Cuidado de Salud Asequible o también conocido como “Obamacare”, este fiscal asesorará al Presidente en la toma de decisiones  sobre la COVID-19.

Antony Blinken es el nuevo secretario de Estado de Joe Biden. Cuando Biden fue vicepresidente con Barack Obama, este colaboró en los asuntos diplomáticos en la lucha contra el Estado Islámico y asesoró a la Seguridad Nacional.

Linda Thomas-Greenfield ha sido elegida por Biden como la nueva embajadora de Estados Unidos de América ante Naciones Unidas. Esta veterana diplomática estadounidense tiene más de 35 años de experiencia como emisaria, como por ejemplo, de 2013 a 2017 fue subsecretaria de Estado para Asuntos de África.

Uno de los autores del Acuerdo de París, firmado en 2016 fue John Kerry, el nuevo enviado especial para el cambio climático. Su objetivo principal es regresar a dicho pacto, y que EE. UU. lidere la lucha contra el cambio climático.

La situación actual del país norteamericano que se ha encontrado Joe Biden, es muy diferente de la que se encontró Donald Trump en el 2016 cuando le pasó el testigo Barack Obama. El actual presidente de los Estados Unidos fue nombrado como tal el pasado veinte de enero y tiene varias heridas abiertas, que debe suturar: la tensión política fragmentada, aún más tras el asalto al Capitolio a finales de la primera semana del año; la grave crisis sanitaria provocada por la COVID-19; la crisis económica, agudizada por las dos anteriores en particular; y el racismo.

Joe Biden confía plenamente en este nuevo gabinete “por sus altas capacidades para manejar situaciones de crisis” según él mismo aseguraba. Sin embargo, cabe recordar que parte de este gabinete ya trabajó con Barack Obama, y apoyó la participación en 7 conflictos bélicos (Afganistán, Pakistán, Libia, Yemen, Somalia, Irak y Siria), aprobaron la deportación de numerosos inmigrantes, y no paralizaron la idea del muro en la frontera entre México y EE. UU.

REPOR 11

Tropas estadounidenses en el norte de Siria. Fuente: El Confidencial

Polarización política y COVID-19

En primer lugar, la tensión política que respira el país. Donald Trump ha dejado el cargo presidencial, pero encima de sus hombros soporta a una legión de seguidores y de fanáticos que no pondrán las cosas sencillas al Gobierno de Joe Biden. La principal razón es que una parte de la población del país no le reconoce como presidente. Un argumento azuzado por las diversas declaraciones que el ex mandatario comenzó a difundir en plena campaña electoral desde septiembre del año pasado. En concreto, Trump aseguró que, si las próximas elecciones no las ganaba él, el próximo presidente sería considerado ilegítimo. Pues bien, dicho y hecho. Joe Biden y su equipo se han encontrado enfrente con esta situación.

El coronavirus es otro frente abierto que tiene el nuevo presidente Joe Biden. El ejecutivo de Biden debe convencer a una parte importante de la población sobre el uso de la mascarilla en la calle. El virus no da tregua y sigue imparable en Estados Unidos. La cifra actual de infectados es de más de 25.828.880 de personas y al menos 433.521 han perdido la vida a causa del virus, según recogen las bases de datos de The New York Times y Reuters. La situación llega a tal punto que la alarma ha saltado porque hay hospitales llenos y profesionales sanitarios desbordados y con ataques de ansiedad.

REPOR 2

Tendencia de nuevos contagios y fallecidos diarios en Estados Unidos. Gráfico: Reuters

Si nos paramos a hacer un resumen del aumento de los contagios nos tenemos que situar en febrero del pasado año. Por entonces, el país contaba con algunas decenas de casos importados o relacionados con viajes. Un cuatrimestre más tarde, por el mes de julio, esta variante del virus se había apoderado de cada estado y había infectado a más de siete millones de personas en total. En septiembre, el número de fallecidos ascendió a más de 250.000.

Del total de infectados por coronavirus, 321.000 casos procedían de centros universitarios, escuelas primarias y secundarias. Uno de los principales focos de transmisión han sido y son las universidades estadounidenses. Por ello, muchos centros educativos decidieron impartir las clases de manera online. Algunos estados, viendo breves mejoras, decidieron abrir los campus con medidas extremas de seguridad. El resultado en las primeras semanas del invierno no es otro que el incremento de positivos. En total, cerca de 90.000 casos confirmados en universidades estadounidenses, según los datos recogidos a nivel estatal por The New York Times.

Crisis económica

La crisis económica en el país norteamericano supera cualquier escenario desde la Segunda Guerra Mundial, según RECOGE el diario El País. Los dos principales motivos se han conocido esta última semana. Por un lado, el crecimiento económico disminuye en el último trimestre después de subir en el tercer trimestre del año pasado. Y, por otro lado, el Producto Interior Bruto (PIB) sufre su resultado más negativo (3,5%) desde 1946.

El pasado año fue un ejercicio de subidas y bajadas a nivel económico. Estados Unidos entró en recesión en febrero, tras llevar más de diez años de crecimiento y cerró el año con una recuperación del 4%, un porcentaje inferior al que estimaron los expertos (4,4%). El desempleo ha sido la principal causa de estas subidas y bajadas, ya que los ciudadanos estadounidenses no se podían permitir el lujo de gastar. En cuanto al PIB, a nivel de gasto personal, el porcentaje bajó hasta el 3,9 y las exportaciones hasta el 13% con respecto al año anterior. El Gobierno de Joe Biden trabaja de cara a una recuperación económica para el segundo trimestre de este año, ya que los expertos intuyen que inmersos en el primero el resultado del crecimiento económico será igual o peor.

REPOR 3

Mural en memoria de George Floyd (Minneapolis, EE.UU). Foto: Forbes

Racismo

Hay que remontarse a 1607 para encontrar las primeras manifestaciones de racismo en el país de la libertad. El hecho se produjo por la venta de esclavos, por parte de un corsario a los británicos asentados en Jamestown (Virginia). Abraham Lincoln fue una pieza importante contra la esclavitud ya que en 1861 consiguió vencer a los estados sureños para eliminarla por completo de todos los estados y sembrar la igualdad. Los estados del sur implantaron leyes racistas que derivaron, décadas más tarde, en grupos violentos como el Ku Klux Klan, que defendían al hombre blanco frente al negro. En 1955 Rosa Parks se negó a sentarse en los asientos reservados para negros de un autobús en Alabama, (recordemos que los autobuses de la época estaban divididos en dos zonas: las últimas filas eran para la población negra y el resto para la blanca) algo que logró la igualdad en los propios autobuses, escuelas y hostelería. Tras esto, apareció la figura de Martin Luther King, líder de la lucha y la aprobación de los derechos civiles y, posteriormente, las propuestas de corte más radical de Malcolm X.

Desde el despacho oval, Biden tendrá que afrontar los enfrentamientos raciales que dañan la convivencia de EEUU. La frase I can’t breathe (no puedo respirar) de George Floyd mientras un policía le ahogaba con su rodilla, aún retumba en las conciencias de las personas que luchan contra esta lacra (racismo) a nivel mundial. Tras la muerte de Floyd el 25 de mayo de 2020, las calles de Minneapolis se llenaron de protestas y con el paso de las semanas, las de números estados del país. Luther King expresó en su día que la población negra estadounidense no estará satisfecha “hasta que la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente”. ¿Serán capaces Joe Biden y Kamala Harris de revertir la situación? Veremos.

Ceremonia de investidura

Biden juró su cargo como presidente de Estados Unidos, el pasado 10 de enero, celebrándose la 59ª investidura presidencial de la historia del país. El nuevo presidente afirmó que “juntos escribiremos una historia americana de esperanza, no de miedo. De unidad, no de división. De luz, no de oscuridad”, añadiendo “Tenemos mucho que hacer en este invierno de peligro y de posibilidades. Mucho que reparar, mucho que restaurar, mucho que curar y construir. Y mucho que ganar”.

REPOR 4

El presidente electo Joe Biden, su esposa Jill Biden, la vicepresidenta electa Kamala Harris y su esposo Doug Emhoff llegan a las escaleras del Capitolio de los Estados Unidos para el inicio de la ceremonia de toma de posesión. Fuente: J. SCOTT APPLEWHITE (AP)

Clinton, George W. Bush, Obama y el embajador de Guaidó fueron algunos de los presentes en la ceremonia, acompañando al nuevo presidente en esta nueva etapa de EEUU.

Las cantantes Jennifer López y Lady Gaga actuaron en la ceremonia caracterizada por las medidas de seguridad debido a la COVID-19; siguiendo los pasos de Aretha Franklin y Beyoncé, quienes actuaron en las dos tomas de posesiones por parte de Barack Obama.

 

Carrera política

Joseph Robinette Biden Jr., conocido como Joe Biden, nació el 20 de noviembre de 1942 en Scranton (Pensilvania) en el seno de una familia católica humilde. La tartamudez fue, según cuenta él mismo, un rasgo definitorio de su infancia. Un motivo de burla de compañeros en los primeros años de vida que disiparía con los años. También durante la infancia, se mudó junto con sus padres y sus hermanos a Claymont (Delawere). En la Universidad de Delaware, cursó sus estudios universitarios en Historia y Ciencias políticas. Continuó sus estudios en Derecho en la Universidad de Syracuse; donde obtuvo el Juris Doctor. Al poco tiempo, fue admitido en el Colegio de Abogados de Delaware.

Su trayectoria política comenzó en 1969, al ganar las elecciones del consejo del condado de New Castel (Delawere). En 1972, y tras derrotar al republicano James Caleb Boggs, se convirtió en senador por Delaware. Fue el sexto senador más joven de la historia de Estados Unidos en acceder al cargo y permaneció en él 36 años, al cosechar seis victorias electorales consecutivas. También fue miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado.

REPOR 12

Los senadores Joe Biden y Jonh Sparkman junto a Margaret Tatcher en el Capitolio. Año 1975. Fuente: Benjamin E. Gene

En el año 1988, se presentó como candidato demócrata a la carrera por la presidencia del país, pero se tuvo que apartar rápidamente tras ser acusado de plagiar un discurso electoral. En 2007, volvió a intentarlo. No consiguió llegar al despacho oval como presidente, pero tampoco fue una derrota completa. En 2008 se convirtió en el vicepresidente de Barack Obama. Un mandato en el que Biden destacó por los acuerdos a los que llegó con los republicanos desde el Capitolio y por la defensa del “Obamacare” desde la misma Cámara de Representantes.

La carrera política de Biden, sin embargo, no está exenta de polémica. La posición en contra de la Guerra del Golfo pero a favor de la invasión de Irak durante el mandato de Bush hijo, no fue del todo comprendida en ciertos sectores del Partido Demócrata y en la sociedad en general. Además, durante la carrera a la última carrera presidencial, varias mujeres acusaron a Biden de “haberlas hecho sentir incómodas en el trato personal”. Acusaciones que sirvieron como ataque contra Biden durante los debates de las elecciones primarias del Partido Demócrata a Kamala Harris. Ninguna de las acusaciones se refería a acoso ni abuso sexual, sin embargo, hicieron tambalear la confianza en el candidato.

La carrera presidencial del pasado año, fue la tercera y la vencida para Biden. Desde el 20 de enero ocupa el despacho oval de la Casa Blanca tras derrotar a Donald Trump y atravesar un largo camino de acusaciones de fraude electoral por parte del republicano. A sus 77 años, es el presidente más mayor en ocupar el cargo de presidente y el primer católico desde Kennedy; también el candidato que más votos ha recibido en toda la historia de Estados Unidos.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios