LA HUELGA DE TRANSPORTISTAS FUERZA AL GOBIERNO A NEGOCIAR

by Juanjo Arenas

Madrid, 23 de marzo de 2022

Los efectos de la huelga de transportistas se han traducido en supermercados desabastecidos y enormes costes para productores. El Gobierno ha decidido tomar la iniciativa ofreciendo a las grandes patronales del sector una vía de negociación.

Fotosuper el pais

Estanterías de leche vacías, este martes en un supermercado de Colmenar Viejo (Madrid) (Fuente: El Páis).

La patronal del sector califica de “gravísima” la situación. Algunos centros de producción han tenido que echar el cierre y otras empresas están siendo ya afectadas como por ejemplo el grupo Gallo, estrella Galicia y Heineken o supermercados como Lidl.

Se cumplen ya 9 días desde que comenzara la huelga de transportistas el pasado lunes 14 de marzo. La situación está cada vez más tensa y esto está provocando que los problemas dentro del sector alimentario vayan cada vez a más. La escasez de materias primas es palpable en los diferentes supermercados con pérdidas que ya llegan a ser millonarias. Las patronales, han señalado esta mañana que esta huelga está convirtiéndose ya en asunto “gravísimo” y han asegurado que podría haber un gran problema de “desabastecimiento” en los próximos días.

MÁS TENSIONADO QUE EN EL CONFINAMIENTO

Desde que empezó esta huelga hace nueve días, los supermercados han ido calculando el sobrecoste que ha supuesto este parón y lo han cifrado ya en más de 130 millones. Este sobrecoste deriva de la reorganización de surtidos para que pueda haber alimentos suficientes de todos los géneros.

Aurelio Pino, presidente de ACES (el conglomerado de Alcampo, Carrefour, Eroski y Supercor) ha declarado que los consumidores “son un eslabón más de la cadena alimentaria y las compras compulsivas agravan la situación”. Tal y como expone presidente de ACES, los alimentos están llegando a las tiendas pequeñas y a los supermercados pero debido a las “excesivas” compras de algunas personas se están agotando de manera muy rápida.

Por su parte, Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), ha comentado algo que se está hablando mucho en los últimos días y es que cuando llegó el confinamiento todo el mundo corría a los supermercados para llenar las cestas con rollos de papel higiénico, pues bien según Mauricio “la cadena alimentaria está más tensionada que en los peores momentos de la pandemia”.

El Gobierno ha sido sin ninguna duda el eslabón al que más críticas han ido dirigidas. Las patronales, han reclamado durante las últimas horas “medidas urgentes” para poder poner fin a esta protesta que está derivando en un problema de estado. El director general de AECOC, José María Bonmatí aseguraba que “cada día que pasa crecen los costes y los problemas de forma exponencial”.

EL DESABASTECIMIENTO TRAE CONSECUENCIAS

Los parones en este sector han hecho que el impacto en la economía haya ido cada vez a más y ya no sólo dentro del sector primario, si no también dentro de algunas empresas como Danone, Cuétara, Estrella Galicia, Heineken y pastas Gallo que se ha unido hoy a esta larga lista.

La productora de lácteos, Danone anunciaba esta mañana que habían “parado” hoy la producción en dos de las siete plantas con las que cuenta en España debido a la falta de materias primas. A su vez, otra de las afectadas ha sido la del grupo de pastas Gallo que se ha visto forzada a realizar un “cese temporal de su actividad productiva” según fuentes citadas por Europa Press. Esto, es posible que llegue a afectar en los próximos días incluso a su principal planta ubicada en el Carpio (Córdoba) “ante la imposibilidad de dar salida al stock acumulado en los almacenes” declaran. Por su parte, dos de las empresas más conocidas de cervezas en el país, Estrella Galicia y Heineken anunciaban que “seguiremos el mismo camino si no hay soluciones pronto”.

Pero no sólo las empresas están siendo afectadas por esta huelga, también algunos supermercados están viendo como este parón ha causado y seguirá causando estragos. Es el caso de la cadena alimentaria alemana de Lidl, que el pasado viernes se vio “obligada” a cerrar durante el día dos establecimientos en Asturias ante la falta de suministros de varios productos.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios